La enseñanza con juegos tiene muchos beneficios. Muchos tienen que ver con la motivación, la dedicación y la memoria.

Juegos con mundos, historias y personajes convincentes crean conexiones emocionales entre los jugadores y el juego. Esto incrementa la motivación e incentiva a los jugadores a hablar del juego y los personajes incluso tras haber terminado de jugar, tanto en el aula como el patio.

Los juegos motivan a los jugadores. Cada jugador tiene objetivos diferentes cuando juega a un juego. Algunos prefieren “dominar” el juego y completarlo todo; otros prefieren alcanzar la máxima puntuación. Hay muchas maneras para los jugadores de interactuar con juegos ya que estos son multidimensionales.

Los juegos son un entorno seguro donde los estudiantes pueden practicar sus habilidades lingüísticas sin sentirse cohibidos o juzgados. Esto reduce la ansiedad, y los jugadores se sienten más libres para expresarse.

Los juegos dan a los estudiantes la oportunidad de sumergirse en prácticas comunicativas auténticas, de las que tal vez no sean capaces en otras situaciones. Los juegos proporcionan tareas, misiones y objetivos que dan a los jugadores una variedad de razones para utilizar el idioma.

Los juegos apoyan el desarrollo del conocimiento procedimental del idioma, lo que incrementa la habilidad de comunicarse de manera fluida.

Los juegos desarrollan también las habilidades para el siglo XXI, como la creatividad, la empatía, la persistencia, la resolución de problemas y la colaboración.


Read this in English: Is there any research about the benefits of game-based learning?

Did this answer your question?